lunes, 2 de marzo de 2009

NUESTRA HISTORIA


El movimiento vecinal PIJAMAS EN ACCION con el lema “LOS SUEÑOS SON DE TODOS, QUE NO TE LOS ROBE AENA” se generó de forma espontánea una noche de Junio de 1998, ante la imposibilidad de poder dormir por el ruido generado en la nueva Zona Sur del aeropuerto, en la que operan los aviones las 24 horas del día a 150 metros de nuestras casas, en la Urbanización Embajada, construida en 1977 y formada por 484 familias.

Realmente nuestra lucha se inició en Enero de 1989, denunciando ante la Junta Municipal de Barajas, el aumento de ruido y fuerte olor a queroseno en la Zona Sur del aeropuerto.

A partir de 1992 ampliamos nuestras denuncias, enviando cartas a todos los Organismos competentes denunciando los altos niveles de contaminación (acústica y atmosférica) que empezaron a producirse en esa zona.

A pesar de las constantes denuncias a nuestros representantes municipales, autonómicos y nacionales, la respuesta que recibíamos -extrañamente coincidente- era que nuestro problema no era de su competencia.

Ante la total indiferencia de las administraciones, optamos por ponernos el pijama para que los medios de comunicación se hicieran eco de nuestro problema y éste fuera conocido por la ciudadanía.

El pijama dio resultado y, en el verano de 2000, nuestro Ayuntamiento (tras años de denuncias) decidió realizar unas mediciones acústicas en la Urbanización Embajada, que demostraron claramente la agresión a que AENA nos estaba sometiendo desde hacía años.

Con la presión vecinal y la irrefutable documentación y pruebas que fuimos recopilando, conseguimos que las tres Administraciones reconocieran que estábamos agredidos… pero la agresión contnúa.

Asimismo, en Diciembre de 2001, y tras las alegaciones presentadas al Estudio de Impacto Ambiental para la ampliación de la cuarta y quinta pistas, se publicó en el B.O.E. nº 298 de fecha 13.12.01, la Resolución de 30 de Noviembre de 2001, de la Secretaría General de Medio Ambiente, la Declaración de Impacto Ambiental (DIA) que, en sus condiciones tercera y cuarta, hace referencia explícita a la Urbanización Embajada, imponiendo a AENA la aplicación de medidas efectivas para reducir progresivamente la contaminación acústica y atmosférica.

Siete años después, AENA -dependiente del Ministerio de Fomento- sigue vulnerando el Estado de Derecho, haciendo prevalecer unos determinados intereses económicos sobre la salud de las personas, sin ninguna voluntad de reducir la agresión ni de gestionar el Aeropuerto de forma eficaz y responsable, lo que -está demostrado- sería posible.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.